Consejo farmacéutico para prevenir y curar las infecciones de orina y cistitis

CISTITIS/INFECCIONES DE ORINA

Llamamos Infección del Tracto Urinario (ITU) cuando aparecen bacterias y se desarrollan, produciendo cambios en los tejidos y dando lugar a una serie de síntomas como fiebre, dolor o escozor al orinar, sensación de urgencia y aumento del número de micciones, etc. Dependiendo del tramo donde se produzca la infección se darán unos síntomas con mayor frecuencia que otros.

Las ITU son bastante frecuentes (más de la mitad de las mujeres contrae al menos un tipo de ITU en algún momento de su vida).

Si la infección solamente afecta a la parte baja de las vías urinarias (uretra y vejiga), se denomina cistitis, uretritis, ITU afrebril o ITU baja, y no daña a los riñones. Si la infección alcanza la parte más alta, llegando a los riñones, suele dar síntomas generales como la fiebre y se denominan ITU febril, ITU alta o pielonefritis.

infecciones tracto urinario

¿Qué es la cistitis y que la provoca?

La cistitis está definida como la infección urinaria de la vejiga, en personas que tienen un tracto urinario normal, sin ningún tipo de alteración de su función o forma y con una sintomatología asociada a la vejiga, como dolor, urgencia para orinar, aumento de las veces que se orina, etc.

Podemos diferenciar entre cistitis agudas, cistitis recurrentes y cistitis recidivantes.

Para determinar la cistitis aguda se deben aislar más de 103 UFC/mL. de bacterias en un cultivo obtenido por micción. Los síntomas característicos son escozor miccional, urgencia miccional, polaquiuria (orinar de manera excesivamente frecuente), dolor suprapúbico, etc.

Las infecciones de las vías bajas no complicadas (cistitis) constituyen, después de las infecciones respiratorias, el segundo grupo en episodios e importancia de las infecciones extrahospitalarias.

¿Qué diferencias existen entre las cistitis de repetición? Diferencias entre cistitis recidivantes y cistitis recurrentes

Dentro de las infecciones de orina repetitivas podemos diferenciar dos tipos, las infecciones de orina recurrentes y las infecciones de orina recidivantes. ¿Y en qué se diferencian unas de las otras? ¿Cómo las podemos diferenciar? Pues es bastante sencillo:

  • Se considera cistitis recurrente cuando se dan 3 episodios de cistitis aguda en los últimos 12 meses, o dos episodios en los últimos 6 meses.
  • La cistitis recidivante es la reinfección por la misma cepa bacteriana dentro de las dos semanas siguientes de haber acabado el tratamiento antibiótico recetado por el médico. Sugiere fallo del tratamiento.

Las infecciones de orina recidivantes se suelen producir por no cumplir con el tratamiento pautado ( normalmente por dejar de tomar el antibiótico antes de tiempo), debido a la resistencia de la cepa de bacteriana al antibiótico administrado o por la automedicación (tomar antibiótico sin ser recetado por el médico).

Cuando esto ocurre es muy importante realizar un urinocultivo y un antibiograma para determinar cuál es el antibiótico más adecuado para tratar las bacterias que están causando la infección.

¿Qué síntomas nos provocan las infecciones de orina? Síntomas de las cistitis

Las cistitis o infecciones de orina no complicadas pueden provocar diferentes síntomas en las personas que las sufren. Estos síntomas pueden aparecer con mayor o menor frecuencia, pero hay dos que destacan sobre todos los demás.
Casi un 50% de personas sufren picor o escozor y casi un 40% sufre un aumento en el número de micciones. Aunque estas dos sean las más frecuentes con diferencia, te explicamos todos los síntomas que pueden aparecer en las cistitis:

  • Picor, dolor (disuria) y escozor al orinar.
  • Aumento del número de micciones (polaquiuria) y nicturia (si el aumento del número de micciones es por la noche)
  • Dolor al practicar relaciones sexuales
  • Aumento de la presión en la parte inferior de la vejiga
  • Orina con mal olor, color lechoso o turbio.
  • Sangre en la orina: La sangre en orina es más común en mujeres jóvenes. Si se observara se debe consultar al médico lo más rápido posible.
  • Fiebre (no suele ser frecuente)
  • Cansancio, inestabilidad, confusión, debilidad. Es más común en mujeres mayores.

¿Cuál es la incidencia de las infecciones del tracto urinario no complicadas (cistitis)? ¿Con qué frecuencia suelen producirse infecciones de orina?

Después de las infecciones respiratorias las infecciones de orina son las más importantes tanto por episodios como por importancia.

La cistitis aguda se presenta principalmente en mujeres sin anomalías funcionales o estructurales de su tracto urinario. El pico de incidencia de este tipo de infecciones del tracto urinario bajo se observa entre los 18 y 40 años, que coincide con la edad de máxima actividad sexual en la mujer.

El pico de infecciones se observa en mujeres entre 20 y 30 años. De hecho, en mujeres jóvenes el sexo es el factor de riesgo más influyente en las infecciones de orina recurrentes, más conocida como cistitis postcoital.

En mujeres pre-menopáusicas también se presenta una alta incidencia, ya que entre el 50-60% sufrirán al menos un episodio de ITU, y entre estas ITU, el 90% de las veces se tratará de una cistitis.

¿Cuáles son las principales causas de las infecciones urinarias en las mujeres?

En las mujeres jóvenes sin factores de riesgo la causa principal de riesgo de cistitis es el coito, la cistitis postcoital, producidas en su mayoría (70-80%) por Escherichia coli.
En las mujeres premenopáusicas existen varios factores como:

  • El uso de espermicidas.
  • El retraso en la micción postcoital.
  • Retención de orina
  • Incontinencia urinaria
  • Disminución de la producción de estrógenos
  • Historias de ITU (Infecciones del Tracto Urinario) recientes
  • El grado de actividad sexual

¿Se puede evitar la cistitis postcoital? ¿Cómo?

Lo mejor para evitar las cistitis después de prácticar sexo es seguir una serie de medidas higiénicas muy sencillas, pero a la vez, muy efectivas:

  • Lo más importante es orinar antes y después de tener relaciones sexuales para facilitar la eliminación de las bacterias que puedan estar alojadas en el tracto urinario mediante la orina. Se facilita mucho este proceso si se bebe durante todo el día una gran cantidad de agua.
  • Utilizar lubricantes que eviten las irritaciones será de gran importancia también.
  • Para finalizar, será necesario seguir los consejos para prevenir las cistitis de repetición, como evitar alcohol y cafeína, seguir una dieta rica en vegetales y frutas, intentar vestir ropa que no quede muy ajustada e intentar no retener la orina. 

¿Qué bacterias son las que provocan las infecciones de orina?

La mayor proporción de cistitis agudas están producidas por Escherichia coli (70-80%), seguido por Proteus mirabilis (10%).

En los últimos años han aumentado en nuestro país las ITU’s causadas por E. coli productoras de BLEEs, que confieren resistencia a las cefalosporinas de 3ª generación y limitan el uso de estos antibióticos.

¿Qué antibiótico se suele usar para tratar las cistitis? Tratamiento antibiótico de la infección de orina

Cuándo por medio de un cultivo el médico nos diagnostica cistitis, nos prescribirá un antibiótico para tratar la infección.


“ La elección del antibiótico para tratar las infecciones urinarias agudas y de repetición tiene que ir guiada por los patrones de sensibilidad de los patógenos (bacterias) implicados, la eficacia, la tolerabilidad, los efectos adversos, el coste y la disponibilidad. 


Cuando se trata de infecciones aisladas y que no son recurrentes (no se repiten con frecuencia), el tratamiento antibiótico de elección será la fosfomicina en monodosis (Monurol 1 sobre).

En infecciones de repetición, cuando la persona sufra varias infecciones al año, se requerirán tratamientos antibióticos más prolongados, pero siempre deberá ser el médico quien prescriba el antibiótico más adecuado según los resultados del urinocultivo.

¿Se pueden tomar antibióticos sin receta para tratar la cistitis?

No. Nunca se deben administrar antibióticos sin receta, ni para la cistitis ni para ninguna otra patología.

Es muy importante tomar los antibióticos solo cuando los prescriba el médico y de forma responsable porque las resistencias de las bacterias a los antibióticos van aumentando año tras año.

De hecho, se sabe que existe variabilidad en el grado de resistencia a los antibióticos entre las distintas comunidades autónomas españolas, debido a los diferentes usos que se han hecho en ellas de los antibióticos.

La población en general debemos concienciarnos del daño colateral ecológico que pueden tener los antibióticos, no solo sobre el paciente que lo tome, sino sobre la ecología de la flora bacteriana del colon en el conjunto de la sociedad.

NUNCA se deben tomar antibióticos sin receta del médico, ya que podemos no estar tomando el antibiótico adecuado y, además de no curarnos, puede ser perjudicial porque las bacterias pueden crear resistencias a dichos antibióticos.

¿Existe algún remedio natural para tratar las cistitis en verano y para las infecciones urinarias de repetición? ¿Cómo puedo prevenir las infecciones de orina repetitivas de forma natural?

Las personas que sufren cistitis con cierta frecuencia (repetitivas) pueden estar cansadas de utilizar antibióticos vía oral para tratar las infecciones y quieran saber si existe cualquier remedio que les ayude a prevenirlas y así tener menos cistitis y por tanto, tomar menos antibióticos.

Además, previniendo las cistitis, disminuiremos las resistencias a los antibióticos (porque los utilizaremos mucho menos). Además de la prevención con plantas medicinales son muy importantes las medidas higiénico-dietéticas que os explicamos más abajo.

En la farmacia podrás encontrar remedios naturales para tratar y sobre todo para prevenir las infecciones de orina repetitivas. Existen varias plantas medicinales muy útiles para prevenir las infecciones urinarias. Destacamos el arándano rojo americano, la gayuba y algunas plantas diuréticas.

¿Cómo actúa el arándano rojo americano para prevenir las cistitis de repetición?

La prevención de las infecciones de orina repetidas con arándano rojo americano es elmétodo más empleado y el que ha demostrado científicamente una capacidad elevada para evitar y prevenir las infecciones frecuentes.
Se ha demostrado que su actividad depende de las proantocianidinas tipo A (PAC) presentes en los extractos de arándano, que inhiben la adhesión de las bacterias a las paredes del tracto urinario (por un mecanismo de bloqueo y cambio de configuración de las fimbrias de las bacterias).
Estudios han demostrado que la acción farmacológica del arándano o cranberry reduce hasta en un 75% la adhesión de Escherichia coli patógena.

PREPARADOS ESTANDARIZADOS CON ARÁNDANO ROJO PARA CISTITIS 

arandanos rojos cistitis lafarmaonline  ¿Qué dosis de PAC (proantocianidinas) de los extractos de arándano rojo se necesita para una prevención eficaz de las cisitis?

  • Según un estudio publicado por la Academia Americana de Ginecología y Obstetricia, se estableció que la dosis de arándano rojo americano o cranberry más eficaz para la prevención de las cistitis recurrentes era de 36 mg. de proantocianidinas (PAC) al día.
  • En este estudio se analizaron varias presentaciones comerciales de extractos de arándano rojo para determinar cuál de ellas eran las más eficaces para prevenir las infecciones recurrentes. 
  • El estudio confirmó que las presentaciones que aportaban 36 mg. de PAC al día resultaron efectivas y reducieron significativamente las infecciones recurrentes del tracto urinario.

Los preparados comerciales que no presenten esta dosis mínima en Proantocianidinas no realizarán el efecto deseado por el paciente, siendo ineficaces.

Ensayos clínicos que demuestran la actividad y utilidad de los extractos de arándano rojo en el tratamiento y prevención de las cistitis

Existen muchísimos ensayos clínicos que demuestran el beneficio del arándano rojo para prevenir y tratar las cistitis. Todos ellos demuestran la seguridad y efectividad de los extractos de arándano rojo americano en los distintos grupos de población más sensibles a padecer infecciones de orina.

Ensayos clínicos en mujeres con ITU'S recurrentes

  • Kontiokari T, Sundqvist K, Nuutinen M, Pokka T, Koskela M, Uhari M.
    Randomised trial of cranberry-lingonberry juice and Lactobacillus GG drink for
    the prevention of urinary tract infections in women. BMJ 2001 June 30;322(7302):1571.
  • Stother L. A randomized trial to evaluate effectiveness and cost effectiveness of naturopathic cranberry products as prophylaxis against urinary tract infection in women. The Canadian Journal of Urology 2002;1558-1562

Ensayos clínicos en población anciana

  • Barnoiu OS, Sequeira-García del Moral J, Sanchez-Martínez N, Díaz-Molina P, Flores-Sirvent L, Baena-González V. Valor preventivo adyuvante del arándano rojo americano (proantocianidinas 120 mg) en las infecciones del tracto urinario tras la colocación de catéter ureteral. Actas Urológicas Españolas 2015 March;39(2):112-117.

Ensayos clínicos en mujeres embarazadas

  • Heitmann K, Nordeng H, Holst L. Pregnancy outcome after use of cranberry in pregnancy GÇô the Norwegian mother and child cohort study. BMC Complement Altern Med 2013 December 7;13:345.

¿Cómo actúa la Gayuba en las infecciones de orina?

Gracias al arbutósido, la Gayuba (Arctostaphylos uva-ursi Sprengel) confiere propiedades antimicrobianas y antibacterianas a la orina y además tiene un efecto diurético que provocará un arrastre de las bacterias, impidiendo así su anclaje en las paredes del tracto urinario inferior.

La acción antiséptica del arbutósido se debe a la liberación de hidroquinona.

La Comisión Europea aprueba el uso de Gayuba en las inflamaciones de las vías urinarias.

La ESCOP destaca su uso en infecciones leves de las vías urinarias, como cistitis, cuando el tratamiento con antibióticos no se considere esencial.

PREPARADOS ESTANDARIZADOS CON GAYUBA PARA INFECCIONES DE ORINA

¿Qué plantas medicinales diuréticas pueden ser útiles como coadyuvantes en el tratamiento de las cistitis? ¿Cómo actúan?

Entre las plantas diuréticas que podemos utilizar como coadyuvantes en los tratamientos de cistitis destacamos el Ortosifón, el Diente de león y la Cola de caballo.

Tanto la ESCOP (Coperativa Científica de Fitoterapia Europea ) como la EMA (Agencia Europea del Medicamento) aprueban sus usos tradicionales para aumentar la secreción de orina (diuresis) lo que aumentaría el arrastre de bacterias y evitaría su anclaje a la pared de las vías urinarias y por tanto, reduciría la posibilidad de infección.

Aunque estas plantas medicinales pueden ayudar en casos de cistitis, es importante que SIEMPRE consulten con su médico o farmacéutico especialista para saber si son adecuadas para su caso particular. Bajo nuestro punto de vista, no se deben tomar sin consultar al especialista.

¿Puedo prevenir las cistitis si tomo productos que aumenten mis defensas, que hagan más fuerte mi sistema inmunitario?¿Existen otros tratamientos que me puedan ayudar que no sea el Arándano rojo?

SI. Los extractos de arándano rojo americano están indicados específicamente para prevenir y tratar (como coadyuvante de los antibióticos) las infecciones de orina repetitivas, además de la Gayuba, etc., pero además de los preparados específicos, también existen productos que nos pueden ayudar a prevenir las infecciones recurrentes o a mejorar sus síntomas y acortar la duración de la infección si sufrimos una cistitis aguda, como son la equinácea, los fructooligosacáridos (FOS) y los probióticos.

La equinácea es una planta que aumenta las defensas del organismo frente a las infecciones por virus y bacterias. Normalmente se utiliza como inmunoestimulante para prevenir gripes y resfriados, pero en caso de infecciones de orina repetitivas también es muy útil, porque cuanto mejor tengamos nuestro sistema inmunitario, mejor podremos hacerle frente a la infección por las bacterias causantes de la cistitis.

PREPARADOS PARA AUMENTAR LAS DEFENSAS DEL ORGANISMO CON EQUINÁCEA

Los fructooligosacáridos (FOS) son compuestos de fructosa de cadena corta que no pueden ser absorbidos por nuestro organismo, y mientras permanecen en el intestino grueso sirven como "alimento" para las bacterias que lo colonizan, particularmente las del género Bifidum. Al alimentar a las bacterias "buenas" presentes en el intestino, mejoramos nuestra flora intestinal, y por tanto, mejoramos nuestro sistema inmunitario, y tenemos disminuída la flora bacteriana "mala".

Los fructooligosacáridos favorecen:

  • El crecimiento de las bifidobacterias, inhibiendo por tanto el de las bacterias patógenas como E. coli, Shigella, etc.
  • La regulación del tránsito intestinal.
  • La disminución de la síntesis de sustancias bacterianas tóxicas.

PRODUCTOS CON FRUCTOOLIGOSACÁRIDOS (FOS)

Los probióticos también pueden ser de gran utilidad para evitar las recidivas de cistitis ya que contribuyen también al mantenimiento de una flora intestinal equilibrada y fuerte. Al igual que los fructooligosacáridos, al tener una flora intestinal en buenas condiciones mejoraremos nuestras defensas y se disminuirá la posibilidad de sobrecrecimiento de Escherichia coli.

Gracias a la colonización del intestino delgado y del colon por flora intestinal buena, regularemos el funcionamiento de la flora intestinal obteniendo diferentes beneficios como:

  • Prevención de las infecciones urinarias producidas por E. coli y Candida albincans especialmente.
  • Aumento del sistema inmunitario para hacer frente a cualquier tipo de infección por agentes patógenos.
  • Aumento de condiciones desfavorables para el crecimiento de las bacterías patógenas por el aumento del número de bacterias buenas.

PROBIÓTICOS CON CONCENTRACIÓN MÍNIMA ADECUADA PARA SU EFECTO SOBRE LA FLORA INTESTINAL

¿Si tengo pareja, le puedo contagiar la cistitis?

No, la infección de orina no es contagiosa y no se puede contagiar por contacto sexual a la pareja.

Si tengo cistitis estando embarazada…¿Cómo se debe tratar?

Lo primero que debemos es intentar seguir las recomendaciones higiénico-dietéticas que explicamos más abajo y acudir al médico lo antes posible.

El médico deberá elegir el antibiótico que considere necesario pero no se han observado diferencias entre los antibióticos más estudiados, por lo que no hay unos antibióticos más recomendados que otros.

El clotrimazol se deberá evitar durante el primer trimestre y el final del embarazo. 

¿Puede ser que orine sangre si tengo una infección de orina?

Existen ocasiones en las que puede aparecer un poco de sangre en la orina. La sangre en orina cuando hay infección es indicativo de la presencia de microorganismos o bacterias en la vejiga.

¿Cómo debo recoger la orina si debo de hacerme un análisis para saber si tengo infección de orina?

  1. Lávese las manos.
  2. Lávese los genitales externos y las zonas próximas con agua y un jabón de higiene íntima adecuado y séquese de delante a atrás con una gasa o paño limpio.
  3. Sepárese bien los labios mayores con la mano y comience a orinar en el wáter (de cara a la cisterna de éste) dejando pasar una buena cantidad de orina.
  4. A continuación, orine un poco en el frasco evitando que el chorro de orina toque la región genital.
  5. Se debe recoger el chorro medio de la primera orina de la mañana.
  6. Emplear un frasco estéril.
  7. Para el análisis se debe enviar la orina antes de que pase una hora.

Nuestro consejo farmacéutico y medidas higiénico-dietéticas para prevenir las cistitis

Existen diferentes actuaciones que podemos realizar para evitar y prevenir las infecciones de orina. Entre las medidas higiénico-dietéticas que más nos pueden ayudar, desde LaFarmaOnline destacamos:

  1. Es muy importante beber un mínimo de 1’5 litros de líquidos.
  2. Aunque no tenga ganas de orinar, es necesario no estar más de 4 horas sin hacerlo (excepto cuando estemos durmiendo). Mientras más tiempo esté la orina en la vejiga, más tiempo tienen las bacterias para reproducirse.
  3. No hay que contenerse las ganas de orinar.
  4. Hay que orinar antes y después de tener relaciones sexuales.
  5. Cuando se realice la higiene íntima o se seque después de orinar, hay que lavarse y secarse de delante hacia atrás.
  6. Utilizar ropa interior de algodón.
  7. Evitar usar pantalones ajustados, que retienen la humedad, y quitarse el traje de baño y la ropa deportiva que esté húmeda de inmediato.
  8. Utilizar cremas lubricantes durante el coito
  9. En caso de necesitar tratamiento médico utilice el antibiótico prescrito por el médico (nunca se automedique) con la posología prescrita.
  10. El hecho de que la cistitis sea muy común en verano no significa que no se puedan evitar, sobre todo aquellas mujeres que sufren varios episodios al año
    1. Beber abundante líquido para facilitar la micción
    2. La hidratación resulta fundamental, no solo para paliar las altas temperaturas, sino para evitar la proliferación de bacterias. Al beber más líquido se consigue aumentar la frecuencia de las micciones, lo que favorece la eliminación de gérmenes y bacterias. Pero cuidado porque no sirve cualquier líquido. Lo aconsejable es tomar al menos 1'5 litros de agua diarios y huir de las bebidas carbonatadas, el alcohol y la cafeína.
    3. Conviene quitarse el bañador mojado después de bañarse en piscinas o playas pues la humedad que genera favorece el crecimiento de microrganismos. El contraste de temperaturas entre el agua y el exterior puede enfriar la zona vaginal y el vientre, lo que deja la zona desprotegida.
    4. En verano se suelen practicar más relaciones sexuales, por el mayor tiempo libre y la mayor vida social que suelen propiciarlas. El sexo puede influir en la aparición de los episodios de cistitis (cistitis postcoital) por varios motivos. El coito, sobre todo si es repetido o intenso, puede provocar una inflamación de la mucosa, que vuelve la uretra más vulnerable a las infecciones. Además, algunas prácticas sexuales incrementan el riesgo, al poner en contacto bacterias de la zona anal con la uretra. Por ello se aconseja tener una buena higiene que evite el paso de gérmenes.
  11. Es importante acudir al baño en cuanto se noten las primeras sensaciones de orinar pues la retención de la orina en la vejiga propicia el crecimiento de bacterias. Así, debe vaciarse la vejiga lo antes posible, por lo menos cada dos o tres horas. También es importante hacerlo antes y después de mantener relaciones sexuales para favorecer así la expulsión de gérmenes.
  12. Seguir una dieta equilibrada (influye en las defensas y en el pH de la orina)
  13. Es preciso mantener en buen estado el nivel de defensas para poder combatir las bacterias causantes de las cistitis. Para ello es recomendable seguir una alimentación sana y variada rica en fibra, frutas y verduras. También es preciso huir de embutidos, queso, bollería industrial, chocolate o el azúcar. Tampoco son convenientes aquellos alimentos que contengan levaduras. Todo ello puede provocar un aumento del pH de la orina que facilita la proliferación de bacterias.
  14. Tomar arándano rojo americano para prevenir la cistitis
  15. Los preparados farmacéuticos de arándano rojo americano contribuyen al bienestar del sistema urinario, porque su contenido en proantocianidinas (PAC), dificulta la adhesión de bacterias al tracto urinario. En verano puede ser interesante su uso, sobre todo en aquellas mujeres que sufren varios episodios al año. También pueden tomarse junto con los antibióticos cuando éstos sean necesarios.
  16. Tener una correcta higiene íntima
    1. Deben utilizarse jabones de pH neutro, de delante hacia atrás y secar en la misma dirección, y evitar las limpiezas que puedan resultar abrasivas para la piel y las mucosas.
    2. Así lo recomienda la Asociación Española de Urología. El 80% de las bacterias que provocan infecciones urinarias proceden de las heces, por lo que mantener una correcta higiene íntima diaria puede prevenir el traslado de gérmenes y bacterias al tracto urinario.
    3. Además, no son recomendables las duchas vaginales.