Los Aminoácidos son utilizados por el cuerpo para construir las proteínas. Éstas son indispensables para la formación de las células, estando también vinculadas con la estructura bioquímica de las hormonas, las enzimas, los neurotransmisores y los anticuerpos.

También son necesarios para mantener y reparar los músculos, tendones, piel, ligamentos, órganos, glándulas, uñas y cabello.