¿Qué diferencias existen entre la tos seca y la tos con moco?

  • Básicamente existen dos clases de tos: tos productiva (tos con moco) y tos improductiva (tos seca).
  • La tos productiva, también conocida como tos húmeda o tos con flema, es la forma que tiene el organismo para eliminar las cantidades excesivas de flema espesa (también denominada esputo o moco) de las vías respiratorias.
  • En una persona sana el moco es normalmente un líquido tipo gel blanco o transparente. Atrapa virus, bacterias y partículas que se inhalan de forma que pueden ser expulsados por los cilios que, al moverse, transportan la flema fuera de las vías respiratorias.
  • La tos improductiva es seca, produce picor e irritación.
  • Está causada principalmente por un estímulo repetido en las vías respiratorias, a menudo en la faringe.
  • Este tipo de tos no está relacionado con un aumento de la producción de flema (las vías respiratorias no están congestionadas) y frecuentemente hay una sensación de picor en la garganta.
  • La tos seca se puede cambiar a tos con flema durante la evolución de un catarro común.
  • Depende de la evolución que siga el resfriado o la gripe, la tos puede empezar siendo seca y después acabar siendo productiva (con flema y moco)

¿Es preciso eliminar la tos? ¿En todas las situaciones que tienen la tos como síntoma es necesario acabar con la tos?

  • Pues depende del tipo de tos que suframos.
  • La tos seca e irritante suele ser muy molesta, dificultando el descanso nocturno si la sufrimos más por la noche, por lo que un tratamiento adecuado debe reducir la intensidad y la frecuencia de la tos.
  • En un resfriado común, la tos seca a menudo se transforma en una tos productiva que se acompaña de una creciente producción de mucosidad espesa y pegajosa.
  • Para que la tos productiva pueda conseguir desprender y expulsar el moco, es preciso que ésta tenga una consistencia y una elasticidad determinada. Si el moco es demasiado espeso o viscoso no lo podremos expulsar tosiendo.
  • Por esta razón, el tratamiento específico de la tos productiva no debe inhibir la tos sino favorecer la expectoración de la flema con fármacos mucolíticos, como Mucosan, Cinfatós mucolítico, Prospantus, Cinfahelix, Notus mucolítico, Flumil Forte, etc.

¿Qué son los mocos? ¿Por qué se produce la mucosidad? ¿Qué factores exógenos pueden aumentar la producción de moco?

  • La mayoría de los procesos patológicos respiratorios presentan mucosidad, por ello es importante tener en cuenta todas aquellas situaciones en las que se debe favorecer la expectoración y así evitar complicaciones.
  • Como hemos explicado, en situaciones normales, la tos solo se debe inhibir cuando es seca.
  • Si es tos productiva (existe moco en el interior) no se debe cortar y sí ayudar a expulsar el moco con fármacos mucolíticos, expectorantes y fluidificantes.
  • Existen multitud de causas exógenas o endógenas que pueden provocar alteraciones en el sistema respiratorio. Algunas de las cuales pueden ser:
    • El tabaquismo
    • Ambientes contaminados y presencia de irritantes (humo)
    • Clima extremo/meteorología
    • Infecciones agudas o crónicas de las vías respiratorias altas y bajas, por virus o bacterias.
    • Estrés
    • Las vías respiratorias pueden verse afectadas por agentes irritativos (humo, sequedad extrema) y también por agentes infecciosos (bacterias y virus), dando lugar a otitis, sinusitis, amigdalitis, laringitis, según sea el órgano afectado.
    • Por lo general son procesos agudos y en los que las secreciones de la membrana mucosa se ven alteradas en cantidad y viscosidad, provocando dolor o infección según qué casos.
    • Los principales procesos con presencia de mucosidad son otitis, bronquitis, y principalmente, el resfriado y la gripe.
    • Resfriado y gripe: Son enfermedades infecciosas agudas de etiología vírica. Son las patologías con mayor incidencia y afectan tanto a las vías respiratorias altas como las bajas. 
  • La acumulación del exceso de moco conlleva complicaciones en el órgano afectado, dando lugar a otitis, sinusitis o bronquitis.
  • Por ello es importante favorecer la expulsión del moco patológico en la medida de lo posible.
  • El proceso natural del cuerpo para eliminar el moco puede reforzarse con un mucolítico eficaz como cualquier mucolítico de farmacia.

¿Cómo se debe tratar la mucosidad?

  • La flema más ligera y suelta es más fácil de eliminar.
  • El proceso natural del organismo para expulsar la flema puede reforzarse con mucolíticos eficaces como los medicamentos para fluidificar el moco que puedes adquirir en una farmacia online autorizada para la venta de medicamentos como LaFarmaOnline.com.
  • Estos medicamentos ayudan a soltar la flema haciendo más líquido el moco y facilitando al cuerpo el transporte fuera de las vías respiratorias. De este modo podrá liberarse de la mucosidad.

Consejos importantes para prevenir y combatir la mucosidad

  • Ayuda a tu sistema inmunitario con una dieta variada, descansando lo suficiente, una dieta sana y evita el alcohol o el tabaco. Puedes ayudarte de las plantas inmunoestimulantes que aumentan las defensas de nuestro organismo.
  • Evita el aire muy seco. Es conveniente utilizar un humidificador para mantener el aire de la habitación húmedo..
  • Ten precaución al dar la mano a personas infectadas. Muchas personas utilizan las manos en lugar del codo para taparse la nariz y la boca al estornudar o toser, contaminando así sus manos con virus. Es muy fácil contagiarse así.
  • Ojo con  tus manos. Es mejor no tocarse los ojos o la nariz con los dedos y reducirás el riesgo de infección.
  • Lávate las manos con frecuencia con jabón para evitar que se extiendan los virus y provoquen una infección de las vías respiratorias, lo que producirá los síntomas del catarro común, la tos y la mucosidad.
Resultados 1 - 16 de 16