La calidad así entendida es parte indisoluble de los objetivos de la empresa, y contribuye a asegurar la continuidad de la misma, siendo objetivo y responsabilidad de toda la estructura y abarcando todas sus actividades.

La política de calidad de la empresa se complementa con las declaraciones de misión, visión y valores que a continuación se indican y que han sido establecidas de forma consensuada y con aprobación de toda la directiva.