Tips para hidratarse en verano y evitar la deshidratación

APRENDE LAS 8 CLAVES PARA UNA PERFECTA HIDRATACIÓN EN VERANO

El principal componente de nuestro organismo es el agua (entre un 50-80% del peso de nuestro cuerpo), además de ser esencial para vivir (ningún otro nutriente es tan necesario y en tanta cantidad) y para que nuestro organismo funcione correctamente. Entre sus funciones destacamos:

  • Mantiene la limpieza y el funcionamiento de los riñones.
  • Mantiene el volumen sanguíneo y la concentración de electrolitos.
  • Transporta nutrientes a nuestras células.
  • Favorece la regulación de la temperatura corporal.
  • Es esencial para el correcto funcionamiento tanto físico como mental.

Por todas estas y otras acciones, mantener un balance hídrico correcto es fundamental para todos, es decir, se debe equilibrar el agua que perdemos reponiéndola con el agua que podemos obtener de los alimentos y a través del consumo de agua potable principalmente, ya que nuestro cuerpo no puede sintetizar agua.

El balance hídrico refleja la ingesta y la pérdida de agua, y si entramos en un balance negativo provocaremos una deshidratación. Es fundamental mantener el balance hídrico en valores nulos, tampoco es bueno un balance positivo porque puede provocar una sobrecarga de fluidos.

En verano es más complicado mantener el balance hídrico correctamente porque existen más factores que pueden modificarlo, sobre todo hay que destacar el aumento de las temperaturas y el aumento de la sudoración/transpiración. 

Claves y pautas para mantenerse bien hidratado en los meses de más calor

Aunque muchos de nosotros tengamos la sensación de sed para advertirnos que necesitamos beber agua para mantener el equilibrio hídrico de nuestro cuerpo, seguir estas sencillas pautas de hidratación nos asegurarán cubrir perfectamente las necesidades de agua de nuestro organismo y evitar los síntomas relativos a los procesos de deshidratación. 

Todas estas pautas pasan a tener mucha más importancia en personas mayores en las que el mecanismo de la sed no funciona como debería, y puede ser que no tengan la necesidad de beber en ningún momento del día.

Seguir estos consejos nos va a mantener hidratados, con un perfecto balance hídrico en nuestro organismo, y nos ayudará a mejorar la calidad de vida y la salud de la población en general.

hidratacion verano

  • Es necesario y recomendable consumir entre 2 y 2'5 litros de líquidos al día. 

Aquí debemos saber que este volumen no solo hace referencia al agua que ingerimos al beber, sinó que a ésta, se le debe sumar el agua que proviene de los alimentos (verduras, frutas, etc.) durante todo el día.

Como hemos dicho, la sed nos avisa que tenemos un cierto grado de deshidratación y que debemos beber líquidos, por tanto no es saludable aguantar esa sed sin beber. Más bien deberíamos hacer lo contrario, beber sin esperar a tener sed.

Estos datos de agua que debemos ingerir a lo largo del día son datos aproximados y debemos tener en cuenta si vamos a realizar ejercicio físico, si sudamos mucho trabajando, etc., donde deberemos aumentar el volumen de agua que bebemos.

  • Hay que prestar atención a las situaciones que puedan favorecer la deshidratación, y no solo nos referimos a la calor y la sequedad ambiental elevados que suele haber en verano, sino a otros procesos como pueden ser los vómitos, las diarreas, la fiebre, la actividad física en las horas de más calor del día, etc.
  • Hay que limitar las bebidas alcohólicas. El alcohol  y los combinados con alcohol no hidratan, es más, pueden favorecer y empeorar la deshidratación. 
  • Los deportistas que quieran realizar ejercicio deben hidratarse bien antes, durante y después de la práctica deportiva. 

La realización de un ejercicio físico produce, además de un consumo energético, una pérdida de agua y sales minerales. Si al deporte le sumamos condiciones atmosféricas desfavorables para mantener el organismo hidratado, se pueden dar casos de deshidratación.

Debemos aportar agua y sodio para reponer las cantidades que se vayan a perder por el sudor, sobre todo si vamos a realizar un ejercicio intenso y si las temperaturas son superiores a 25ºC. Una opción fácil son los sueros de rehidratación.

Existen diferentes vías en las que los medicamentos pueden producir cambios en el balance hídrico, como cuando disminuyen la sensación de sed, aumentas la eliminación de agua del organismo, alteran la percepción del calor, etc.

Algunos de estos grupos de medicamentos son los diuréticos, los laxantes (especialmente los que incluyen sales de magnesio), antihipertensivos (IECA), digoxina, etc.

  • Es muy importante conocer los síntomas que pueden producirse en una deshidratación, para intentar remediarla lo antes posible. Los síntomas más frecuentes son la sed (no se expresa tanto en personas mayores), la sequedad de las mucosas, disminución de la cantidad de orina, sequedad de la piel, etc.

En casos más graves se puede incluso observar una pérdida brusca de peso, fatiga extrema y orina bastante oscura y concentrada.

  • Se debe seguir una dieta variada y equilibrada, rica en frutas y verduras frescas. Existen alimentos que son ricos en agua y nos van a ayudar a mantener el balance hídrico, como las frutas (sandía, fresa, melón, melocotón, etc.) y las verduras (pepino, lechuga, espinacas, etc.).
  • Si se va a realizar algún tipo de dieta debemos tener en cuenta que pueden variar las necesidades específicas de hidratación y es importante consultar con su médico.

Sabemos que no existe un mecanismo eficiente de almacenamiento hídrico corporal, por lo que debemos realizar un aporte constante de líquidos para mantener los niveles estables. Además del aporte, debemos tener controladas las causas que nos pueden hacer perder agua, para poder mantener así un correcto balance hídrico.

En cualquier caso, la deshidratación puede afectar a la práctica totalidad de nuestros órganos, pudiendo ocasionar trastornos en la circulación, trastornos urológicos, hipotensión, estreñimiento, somnolencia, edema, disfunción hepática, etc. Debemos tomarla lo suficientemente en serio para evitar problemas mayores.